Politica de cookies. Si continuas navegando estas aceptandola.
Política de cookies +

Variedades

¿Desea consultar nuestras variedades? Calendario. En el mercado de los cítricos, y en particular las naranjas y mandarinas en general, se han desvirtuado por completo.

Los factores principales han sido que las grandes cadenas de Europa han pedido un producto que parece sacado de una fábrica industrial más que de un campo de trabajo artesanal y bajo la intemperie.

Se justifican diciendo, que el consumidor quiere una fruta homogénea en color, tamaño y forma, con índices mínimos de azúcares, ácidos y una piel perfecta sin defectos.


Este es un gran fallo, ya que un árbol que produzca quinientas naranjas, no producirá naranjas que sean iguales, no tendrán la misma forma, ni el mismo color, ni por supuesto, las mismas imperfecciones. En cambio, si tendrán el mimo gusto o sabor, cogiendolas en su momento justo de madurez.

"¿Qué es lo que se vende, la vista o el sabor?"

El mercado ofrece variedades que sólo tienen vista, que aguanten en cámara y no sufran en el transporte. Estos hechos, han obligado a la agricultura de naranjas y mandarinas, en las últimas décadas, a cambiar radicalmente. Antes, en el campo sólo existían dos o tres variedades de cada clase, con la larga tradición y con mucha experiencia de cultivo de calidad, sabor y demás.


No debemos quedarnos estancados en el tiempo, ni en las variedades, pero creemos que al consumidor deben de llegarles las ideas claras. Al igual que los tipos, creemos que hasta que una variedad esté suficientemente experimentada y en pleno desarrollo del árbol, no debería ser llevada al mercado; sólo cuando esté lo suficientemente segura de subsistir una por otra.

Advertir al consumidor, que con tres tipos de naranjas se cubre la temporada (Navelinas, Navel Lane y Valencias) y en cuanto a las mandarinas, sólo es una, la Clementina, con distintos nombres y mutaciones, llámense ClemenPons, ClemenRubi, Nadorcott, Oro, entre otras, ¡ que no lo engañen !